Danzón y la tercera edad

El Danzón muchas veces es conocido como el baile de los “viejitos” debido a ser muy común en lugares público se ven a muchos adultos mayores practicándolo esto es porque aparte, de su importancia social, otorga varios beneficios al bienestar cotidiano.

Qué es el Danzón

El danzón es un baile (con su música) original de Cuba. Es un baile romántico de pareja. Sele considera uno de los primeros bailes que permiten una posición cercana de la pareja, por lo cual es el primero en ser aceptado en América de finales del siglo XIX, aunque su auge es en el nuevo continente, tiene influencias europeas con influencias africanas. El danzón hoy en día se considera una reliquia histórica y es el baile nacional. de Cuba, también es un baile popular en México.

Danzón: elegancia y clase


Origen del danzón:

El origen del danzón se remonta al siglo XVIII. En esa época en Cuba empezaron a surgir bailes y géneros musicales autóctonos. La fusión de la contradanza con las tradiciones africanas dio origen a La habanera o a la danza criolla. Más adelante esta danza criolla dio origen al danzón.

A mediados del siglo XIX existía en Cuba un baile folklórico llamado danzón que bailaban los habitantes negros de Matanzas. Este baile contenía pasos y movimientos coordinados que se ejecutaban en grupo. Sobre todo en época de carnaval y fiestas religiosas donde además se utilizaban antorchas para dar mayor vistosidad. 


Popularidad del danzón como baile de pareja:

A finales del siglo XIX las orquestas en Cuba empezaron a tocar danzones con un sonido y una estructura musical ideal para bailar en pareja. Su ritmo lento dio origen a un baile romántico de parejas.

Los danzones tenían una introducción, melodías y paseos que se interpretaban entre las melodías.

Las parejas bailaban durante las melodías y dejaban de bailar durante los paseos. En los paseos las parejas caminaban por el espacio, conversaban y coqueteaban.

El danzón, al igual que otros bailes de pareja en la historia, era considerado un baile indecente e inmoral en sus inicios (fue hasta las primeras décadas del siglo XX, que fue aceptado socialmente como una expresión cultural y social). En el danzón la pareja bailaba en una posición abrazada, se tocaban el cuerpo y movían las caderas de una manera sinuosa. Esta manera de bailar era considerada escandalosa según las normas sociales de la época.

El baile del danzón también dio la oportunidad a que personas de diferentes clases sociales y razas se relacionaran en el piso de baile. Esto ocasionó más rechazo hacia el baile de parte de la alta sociedad cubana, en otros países como México fue visto como un baile de arrabal, de echo muchas de las obras del la época de oro del cine Mexicano, retrataban a un México que empezaba a vivir una vida cosmopolita en la cual los cabarets, fungía como centro de entretenimiento nocturno pero también para socializar al ritmo del Danzón.


El danzón hoy en día

A pesar de que el danzón es un baile cubano, hoy en día el danzón sobrevive en México. Allí forma parte de la cultura popular, especialmente en el Puerto de Veracruz. La mayor concentración de bailarines, músicos y salones de danzón en el mundo se encuentra en el Distrito Federal, incluso es tal su arraigo que hay plazas públicas que durante casi medio siglo se dedicaron a promover la música, baile e historia de este género, como la plaza de la ciudadela, la explanada de la delegación Iztapalapa o el Salón gran fórum.

El baile siempre fue mitificado como “baile para los viejitos” por que en la últimas décadas los adultos mayores se encargado de preservar el baile, los modos y hasta la ropa clásica de la época de oro del Danzón.

Sin embargo, además del factor de interacción social, el danzón aporta mucho mas:

En un plano mas científico, se ha descubierto que:

Estimula la memoria.

Estimula la memoria muscular.

Mejora el estado anímico.

Evita el sedentarismo.

Da fuerza al tren inferior y evita la atrofia muscular.

Ayuda a la coordinación.

Así que no hay pretexto y bailar Danzón ….

Print Friendly, PDF & Email

Una respuesta a “Danzón y la tercera edad”

  1. El danzon….tengo 7 meses q no lo bailo, por el virus. Y siento q me está matando lentamente sin bailarlo, sin sonreír, sin moverme, sin ver a todos mis compañeros. Lo extraño tanto tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *