La música una herramienta para el cuidador

La música es una fuerte de entretenimiento, aprendizaje y bienestar en la vida cotidiana desde que el hombre existe y una herramienta para el cuidador.

En los últimos 20 años con el avance de las Resonancia Magnética funcional ha demostrado que puede servir como una herramienta terapéutica para el cuidador al usar como apoyo música en pacientes geriátricos.

Como decía Monserrat Caballé, Soprano Badalonesa: “La música eleva el alma” , pero también el proceso de cuidado.

Pero ¿cómo funciona la Música como herramienta del cuidador?

La música ayuda a crear relaciones humanas, contribuye a la adaptación del individuo en su entorno.

La música es un estímulo que enriquece el proceso sensorial, cognitivo (pensamiento, lenguaje, aprendizaje y memoria).

También mejora los procesos motores, incentiva la creatividad y mejora la disponibilidad al cambio. 

Lo anterior es posible conociendo la frecuencias adecuadas y como actúan en la mente, diversos tipos de música pueden reproducir diferentes estados de ánimo, que a su vez pueden repercutir en tareas psicomotoras y cognitivas. 

Aunque el mundo de la interacción del cerebro con las frecuencias es sumamente complejo, lo anterior como base para tener una idea de las posibilidades terapéuticas de como utilizar música el cuidador, auxiliar o enfermera como una herramienta en su labor cotidiana.

Esto más aún con pacientes con procesos neuro-degenerativos o que se enfrentan crisis emocionales de diversos tipos generadas por el encierro o la ausencia desde el inicio de la pandemia, donde ve su vida o entorno totalmente cambiado y afectado.

¡Música cuidador! O ¿mejor un ambiente?

La música básicamente se divide en dos tipos, las que estimulan la generación de endorfinas y serotonina, producen calma y relajación y las producen adrenalina que da como resultado euforia, estrés o exitación. 

Por lo cual las primeras son las que tiene más uso en el cuidado por lo regular estas frecuencias se encuentran entre los 432hz y los 440hz:

El jazz y reguee por lo regular se encuentran en este rango, pero lo más recomendable es utilizar sonidos ambientales dentro de este rango de ondas.

¿Por qué es preferible usar sonidos ambientales a música de algún genero durante el cuidado?

La respuesta es sencilla y compleja, a veces los pacientes por cuestiones culturales no sienten empatía por un genero en particular, lo que provoca cierta aversión al mismo.

En cambio los sonidos ambientales muchas veces se crean a partir de sonidos de la naturaleza, así se elimina la posibilidad de la aversión mencionada antes.

Además provee un ambiente agradable en el cual se puede realizar cualquier actividad incluso mantener una plática o cualquier cuestión cotidiana. 

¿Pero cómo sé cuántos hertz o si es el ambiente o música correcta?

Al oído de cualquiera de nosotros sería muy difícil distinguir si la música o el ambiente se encuentra en la longitud de onda correcta para lograr el efecto terapéutico y mejorar la sesiones de cuidado, sin embargo, en Youtube, Apple Music o Spotify podemos encontrar listas creadas por expertos con esta finalidad. 

si quieres profundizar más sobre el tema puedes leer los estudios Oliver Sacks 

Y también te dejamos una play List para que apoyes tu trabajo como cuidador.

Y si deseas mas consejos terapéuticos para tus sesiones de cuidado, aquí te dejamos unos anteriores.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *